Blog

PANAMÁ LO TIENE TODO EN LOGÍSTICA, PERO SOLO LE FALTA ALGO…

Con el Canal ampliado son muchos los retos que enfrenta Panamá para consolidarse como hub logístico de primer mundo. El exadministrador de la vía interoceánica Alberto Alemán Zubieta lo ve como una excelente oportunidad para que Panamá pueda aprovechar el flujo comercial mundial.

No en vano la ampliación del Canal marcó un hito histórico y transformó a la industria del transporte marítimo.
“Fue la ampliación del Canal de Panamá la que hizo que se modificaran  patrones de comercio internacional, la manera como se mueve la carga, y  ha impulsado el cambio de puertos en Estados Unidos, en Europa y en América Latina para recibir los nuevos barcos”.

Ahora la pelota está en nuestra cancha. Alemán Zubieta agrega que la industria de la energía también experimenta los beneficios del Canal ampliado al poder transitar por la vía barcos de gas y  de petróleo, lo que configuró un nuevo mercado de exportación con tiempos de entrega más eficientes desde Estados Unidos a otros mercados.

“Como país debemos comunicar a todos las oportunidades que tenemos y cómo sacarle el mayor provecho a lo que ocurrió el 31 de diciembre de 1999, cuando Panamá recibió, por primera vez en su historia como país,  su mayor recurso que es la posición geográfica, que pienso que es mucho más que el Canal”, reflexiona, y señala que el país tiene pleno control y soberanía y uso, que de decidir qué hacer con esa posición estratégica.

Justo tras un año de la inauguración de la ruta ampliada, el debate en el mundo logístico y marítimo local gira en torno a cómo agregar valor al país y no simplemente ver pasar los barcos hacia otros mercados y destinos. Alemán Zubieta lo ve como una gran autopista que le da valor al mercado mundial del transporte y al comercio global, y que sin duda los panameños deben buscar ahora cómo capturan la integralidad del Canal y cómo conectar esa ventaja competitiva con otros centros como el hub aéreo y además  el comercio terrestre en todo Centroamérica.

“Yo creo que no hay ningún país en Latinoamérica que le pueda brindar a sus productores y a sus agricultores el acceso a los mercados que Panamá le puede brindar a través del sistema de transporte con el que contamos, y yo creo que no estamos capturando esto”.

Uno de los ejes es atraer inversiones de empresas agroindustriales que utilicen a Panamá como su plataforma. “Panamá debe analizar cómo comunicar esas bondades para atraer nuevos jugadores al mercado y cómo se transmite esto para que el mundo político, empresarial y todos los panameños entendamos de qué estamos hablando en materia de logística, y demostrar todo el beneficio que traerá para el ciudadano de a pie. Cómo esto beneficiará la producción del campo panameño que se puede llevar hasta el mercado de Europa”.

Parte de ese trabajo lo ha plasmado el Gabinete Logístico, pero cree que hay que traducir esa hoja de ruta y convertirla en acciones específicas con acuerdos nacionales. “Una visión de país que se traduzca en mejores oportunidades de empleo, de salud, de educación, en mejor calidad del transporte, en un bienestar colectivo y en que mejore la cadena de producción para que se reduzcan los costos de los productos. Que miremos cuál será el beneficio a la población”.

Precisa que cuando se habla técnicamente de logística se queda solo en el tema de transporte, barcos, vías, carreteras o zonas libres, pero no se limita a estas actividades. “El que el país tenga puertos en dos océanos es un concepto poderoso para el mundo naviero y experto, pero no para los ciudadanos que quizás se preguntan: ¿y esto cómo me lo como? Creo que estamos cometiendo el error de no traducir esto en un lenguaje sencillo y que se entienda que todos podemos aprovechar estos beneficios, y que como país nos preparemos para competir y ser más eficientes”.

Experto en negocios logísticos y de comercio exterior, sostiene que muchas veces se habla de lo que ha logrado Singapur, los Emiratos Árabes en Dubái y otros ejemplos, y resulta que a la vuelta de la esquina, es decir, aquí mismo en el istmo, se tiene una ubicación privilegiada, unos puertos preparados, una ruta ampliada y todo para ser una potencia. “Ya tenemos todo. Quizás lo que falta es que la gente, que el pueblo pueda entender esa visión. Hay que estar consciente de que, como todas las cosas, las ventanas se abren y se cierran, si no se aprovecha este momento, se puede perder mercado”.

Alberto Alemán Zubieta afirma que el Canal es un elemento para mantener a Panamá en esa ruta importante del comercio mundial, pero el desafío es cómo capturar el valor, que es mucho más allá de cobrar un peaje a los barcos. Hay quienes hablan de otra ampliación, y Alemán Zubieta dice “puede ser”… pero el debate sigue abierto y el país requiere de una visión logística que pueda transmitirse y se impregne en el ADN no solo de quienes forman parte de esta industria, sino de todos los panameños y ciudadanos que viven entre dos mares, en el istmo.

 

Fuente Martes Financiero